//Jamelgo el término para un caballo desgastado
Jamelgo

Jamelgo el término para un caballo desgastado

Jamelgo la palabra que define a los caballos desgarbados

Jamelgo

Muchos son los términos ecuestres que a diario se aprenden o escuchan en la cuadra.

Algunos de ellos nos sorprenden porque cuando se habla del deporte a caballo hay muchas cosas que se deben aprender en cuanto a terminología.

Pero hoy vamos a hablar sobre una palabra en particular que hace referencia al desgano, la desnutrición, el desgaste.

Así como vamos a estudiarla y saber qué es lo que realmente quiere decir el término jamelgo.

Jamelgo

Según la Real Academia Española (RAE), en su diccionario, la palabra jamelgo es referencial a un caballo cuya apariencia es muy delgada, desgarbada, y su aspecto muy descuidado.

Todo esto como consecuencia de una mala alimentación del equino así como la no alimentación del animal. En cualquier caso estamos frente una desnutrición total.

Lo que quiere decir que el término se usa para definir aquel caballo que está desganado, sin fuerza y cuyas costillas sobresalen entre la piel.

De acuerdo con la RAE, Jamelgo viene de la palabra latina “famelicus” que significa famélico.

Adjetivo que se utiliza para referirse a alguien o animal con signos de hambre, como estar excesivamente delgado.

Uso de la palabra

Jamelgo es término que actualmente se usa para hablar entre familiares o un ambiente familiar y decirse bromas unos a otros.

Sin embargo, hay momentos en los que el término se ha usado para ofender a alguien muy delgado o cuya apariencia física no es la mejor.

Lo cual ha causado molestia entre las personas e incluso los propios caballos, que también se afectan en lo emocional.

Recordemos que estos animales son muy sociables y perceptibles.Capaces de intuir lo que la persona les dice y la intención de sus palabras.

Exhortación

En este sentido, hacemos un llamado al cuidado de los equinos, a la correcta alimentación a fin de que éste tenga una vida saludable.

No podemos exigirle a un caballo desnutrido que sea campeón de la Triple Corona, Caballo del Año, etc, si no le alimentamos como se debe, es irresponsable de parte nuestra.

Por ello, al adquirir un caballo se debe también tener intrínseco el compromiso de cuidarlo como se debe, alimentarlo de forma balanceada mediante una dieta elaborada por el veterinario.

Recuerda que todos los caballos son distintos y su organismo también por eso lo más apropiado es que consulte con su médico de confianza a fin de darle lo mejor a su nuevo amigo.

Después de todo las victorias, momentos emocionantes y dinero que generan estos en las carreras no tiene precio, así que si asumes la responsabilidad de tener un caballo hazlo a cabalidad.

Los caballos no hablan con palabras pero su mirada y cuerpo hablan por sí solos.

Su lenguaje corporal es más profundo que muchas frases elaboradas o un bonito discurso. Su cuerpo desgarbado es el indicador de que no has sido un buen amo.

Dieta

La dieta de un caballo está creada para que el animal tenga la cantidad adecuada de nutrientes, fibra, carbohidratos y proteínas para su correcto desarrollo y funcionamiento.

Por lo que no se puede hacer a la ligera y tomar por poco los alimentos a suministrar.

Se debe concretar una cita con el veterinario y que sea él tras un estudio determinando cuál es la dieta que más le conviene.

Sólo de esta manera es que el caballo alcanzará los niveles nutricionales que requiere.

Así que no le des lo primero que se te ocurra «porque creas bueno para él», deja su salud en manos de los expertos y supervisa al animal siempre.

Jamelgo en lo literario

Incluso en la literatura vemos reflejado el término jamelgo, es por ello que vamos a contarles qué significa en la literatura.

De hecho hay personajes que han sido calificados tanto con el término de famélicos y más en concreto, caballos a los que se hace referencia con la palabra jamelgo.

Uno de los personajes más conocidos en la literatura está en Don Quijote de la Mancha.

Sí, en esta obra Rocinante, el famoso caballo de Don Quijote era el jamelgo.

El propio nombre de Rocinante hace referencia al estado en el que se encontraba el caballo en una época anterior y a la que tenía cuando estaba con él.

Es decir, al estado fortachón (rocinante) de ahí viene la aplicación de la palabra Rocinante, que hace referencia a un parecer alto y sonoro. Fuerte.

Sinónimos de Jamelgo

Como sucede con muchas palabras, ‘jamelgo’ tiene varios sinónimos que pueden utilizarse con un significado parecido, entre ellos, quizá los más relevantes o más utilizados sean los siguientes:

Jaco

En referencia de un caballo pequeño, ruin, escuálido e incluso considerado un caballo malo. Esta palabra procede del término ‘jaca’.

Matalón o matalona

Flaco, endeble y lleno de llagas o también pueden ser heridas, que se producen por un continuo y repetitivo roce o por algún golpe. En los caballos es el tipo de lesión que aparece del roce del aparejo.

Penco

Puede hacer referencia tanto a plantas, personas o caballos. Pero centrándonos en lo último que es lo que nos interesa, se refiere a un equino flaco y de mala estampa.

Rocín

Este término se utiliza con dos significados en el mundo equino.

Para referirse a los caballos de trabajo. Por otro lado, hace referencia a caballos pequeños, de poca alzada y que se considera de mala raza.

También se utiliza para caballos de mala apariencia, viejo y que se nota ha trabajado mucho, quedando débil y mustio.

Así era la apariencia de Rocinante, de ahí la aplicación de la palabra jamelgo cuando se habla sobre él.

Ferdinand

El año 2018 fue muy bueno para el cine español, películas como Ferdinand y Campeones eran muy concurridas en las salas de cine.

Incluso ambos filmes traspasaron fronteras y gustaron a grandes y chicos.

Más en una de ellas se escucha claramente la alusión a la palabra jamelgo.

Se trata de la película Ferdinand, la cual cuenta la vida de un toro, del mismo nombre del filme.

Ferdinand escapa de la casa del toro y termina viviendo en una granja donde crece en tamaño y conocimiento… Haciéndose más fuerte de lo que él mismo imaginaba.

Un día, obsesionado por el festival de flores, escapa de la granja para acudir al evento, que desafortunadamente culmina con el regreso del animal a la casa del toro.

El regreso…

Una vez allí conoce a Lupe, su cabra calmante, la cual tiene como misión hacerle la vida más amena a Ferdinand, dado que los demás toros era hostiles.

Entre el toro protagonista de la historia y la cabra se desarrolla una amistad muy bonita y una lealtad admirable.

Más no están solos en la granja, en la casa del toro también hay tres caballos: Hans, Claus y Greta.

Caracterizados por una belleza increíble y habilidades para el baile, estos tres caballos buscan arruinar la felicidad de los demás animales.

Los muestran como pretenciosos, egocéntricos y egoístas.

Aún así tienen un toque especial que hace que la película sea aún más interesante.

En una de las escenas en la que los caballos estaban denigrando a los toros, Lupe, la cabra, les grita: jamelgos pálidos de segunda.

Frase con la que intenta ofender a los equinos, cuyo pelaje era blanco.

Por lo que esta palabra se usa tanto para definir a un caballo en mal estado de nutrición así como para «insultar» a alguien, dependiendo del contexto.

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuentes consultadas: