//Socopó un digno representante de la hípica venezolana
Socopó

Socopó un digno representante de la hípica venezolana

Socopó

Socopó

Hoy queremos contarles la historia de uno de los caballos que ha llenado de orgullo a Venezuela.

Su nombre es Socopó y en sus lomos lleva el título de Ganador del Premio Clásico Simón Bolívar.

Competencia muy representativa dentro del deporte ecuestre venezolano.

De hecho, pasaron 20 años desde que un equino ganó este compromiso, se trata del caballo argentino,  Seriote (Cardenio en Seria).

Once años después, luego que el caballo venezolano El Griego ganara el clásico, aparece Socopó.

El primer caballo nacido en Venezuela que se lleva el máximo honor del calendario hípico nacional.

Socopó

Este ejemplar nace el 22 de febrero de 1963 descendiente de los argentinos Riojano y Ya Se Ríe, en el Haras Shangri-La de la familia Azpúrua.

El caballo comienza su etapa deportiva corriendo con los colores del Stud Cachemira, el cual era dirigido por Manuel Guzmán Lander, Francisco Guzmán Lander y Francisco Guzmán Lander.

Aquel uniforme que llevaba el equino tenía una chaquetilla azul de franjas rojas y blancas.

Su debut se da en el Hipódromo La Rinconada el 3 de octubre de 1965.

A bordo del caballo estuvo el jinete Félix Sabino Pérez. Aquella primera carrera Socopó es quinto tan solo a 3 cuerpos del gran Victoreado.

Lo siguientes tres compromisos como caballo dosañero no fueron muy buenos ya que no consiguió triunfar.

Aunque de todos modos hizo un buen papel en los 1200 metros del Clásico Antonio José de Sucre detrás de Marrey, donde llegó en el sexto puesto.

Posteriormente es cuarto en los siete furlones de la Polla de Criadores Acrica detrás de Don Polo, reseña el portal Anécdotas Hípicas Venezolanas.

Temporada 1966

Arranca la temporada en 1966 y con ella su primera victoria en las carreras de caballos.

Socopó se impone el 19 de febrero de 1966 sobre Cuyuni Jr, equino al que supera por un cuerpo en el tiro de 1300 metros dejando un crono de 81″2.

Posteriormente viene otra victoria más, pues se sumam los 81″ exactos que deja sobre  Gradir en la misma justa y cantidad de metros.

Más la racha de victorias se ve interrumpida por cuatro derrotas.

Aunque el 30 de abril de ese año es una de las fechas más inolvidables en la vida de este ejemplar.

Balsamino Moreira, lo dirige en aquella ocasión, y juntos superan la derrota logrando un espectacular triunfo en la Clásica Milla, donde dejan votado a El Coqui con seis cuerpos de ventaja agenciando 102″3.

Clásico José Antonio Páez

Luego de esto Socopó es inscrito para participar en el Clásico José Antonio Páez donde ocupó el quinto puesto detrás de la ganadora Vélika.

Regresa al lote común nuevamente con Félix Sabino Pérez donde ocupa el quinto lugar detrás de Cardinal.

Más el desquite llega el 28 de mayo cuando vence a Cardinal en un dramático final y marca 109″2 para los 1700 metros.

Posteriormente Socopó comienza a figurar también así como otros grandes corredores: Poligas, Oropel, Cardinal y Rigoleto.

Lo cual le sirve de preámbulo para un nuevo triunfo montado por el jockey Juan Eduardo Cruz, el 23 de julio, a expensas de Hynita.

El giro

Los cambios significativos en la vida de este caballo se comienzan a ver el 21 de agosto cuando logra un récord de pista.

Conducido por el jinete de Ignacio José Ferrer, Socopó marca un tiempo de 125″2 en una competencia de 2000 metros.

Esto fue en el del Clásico Ministerio de Agricultura y Cría.

Justa en la que supera por medio cuerpo a Victoreado. Por su parte Vélika, hermana de Victoreado, es tercera en dicho encuentro.

Luego gana otro compromiso, el 15 de octubre,  sobre Poligas, estableciendo un registro de 109″4 para los 1700 metros.

¡Llegó la gloria!

Luego de tantas derrotas y aciertos finalmente pareciera que todo el esfuerzo es recompensado.

Era el 20 de octubre de 1966, cuando el entrenador del caballo, Manuel Azpúrua Sosa, lo inscribe para el Premio Clásico Simón Bolívar, en La Rinconada.

A pesar de que no era uno de los caballos favoritos para ganar la prueba y mucho menos aparecía en las estadísticas como posible ganador.

Eso sí, en ese Hipódromo Socopó enfrentaría a los grandes:

White Face, Chateaubriand, Chantmarle, Rivulet, Lonjeado, No Matter, Chamangá, Gatsby y Chagrín.

El caballo comienza la carrera de forma normal, de hecho no estaba entre los punteros…

Pero en un instante cambiaron todas las cosas y el que menos se creía comienza a ascender. Va ganando terreno y se acerca.

La voz de Eloy Pérez Alfonso (Mr. Chips) empieza a hacer que los asistentes a La Rinconada y quienes seguían la justa por la radio y televisión se alteren de emoción.

Por fin un caballo nacido en Venezuela estaba haciendo respetar la casa.

Los metros finales del Premio Clásico Simón Bolívar fueron alucinantes.

A través de Torneo Hípico T.V. Venezuela fue testigo de cómo los favoritos de la contienda Chantmarle, Rivulet y Chateubriand quedaron atrás.

Un criollo, un caballo criollo estaba haciendo historia:

«Faltan 200 metros con Chantmarle pasando a ganar el Clásico y por fuera viene volando Socopó…, Socopó…, vamos caballito…, corre Socopó, tu eres criollo… Socopó por fuera pasando a ganar… ganó Socopó, ganó Socopó”.

Segundos después de esa narración la gente en el Hipódromo La Rinconada reacciona y la euforia se apodera del lugar.

Tanto así que el público bajó a la pista para elogiar al caballo y al jinete que lo montaba.

¡Ganó Venezuela y en casa! ¡Defiendo el amarillo, azul y rojo con sus estrellas!

La algarabía no podía parar, qué emoción, qué espectáculo, qué carrera la de Socopó.

El tresañero Socopó, que corría para el Stud Cachemira, era conducido por Luis Bolívar y preparado por Manuel Azpúrua Sosa, en aquel momento.

El tiempo dejado por este ejemplar en la pista fue de 124″4, lo cual se volvió una marca récord para los caballos venezolanos que compitieron en el Clásico los años siguientes.

Tiempo después la marca fue superada por los caballos: Carril (124″3), Cambur (124″2) y Prenupcial (123″3);

Después del año 66 sólo los caballos Vivo (124″) y Don Forestán (123″) hicieron mejor tiempo, pues a partir de 1.970 la distancia del evento subió a 2400 metros.

Talento criollo al extranjero

Después de semejante victoria los dueños del caballo lo inscriben para competir en el Clásico Washington Internacional.

Siendo el único caballo venezolano en disputar esta justa.

Sin embargo, aunque a Socopó le sobraba el talento y la fuerza, no le pusieron el herraje adecuado para ese tipo de pista.

Y el resultado fue que llegó de último y algo lastimado.

Socopó patinó en vez de correr porque el herraje con el que iba de Venezuela no le servía en una pista donde además la temperatura era casi de cero grados centígrados.

A pesar de esto vuelve a las carreras en La Rinconada el 27 de noviembre.

Esto a fin de disputar el Clásico Cría Nacional, donde dejó récord de pista para los 2400 metros parando los relojes en 152″ exactos para superar con ¡14 cuerpos! a Don

En su honor

Pese a que en su temporada como caballo de cuatro años no hubo más triunfos…

El legado de Socopó no se olvida. Por ello, en su nombre hoy hay varias competencias.

En 1987 se corrió el primer Clásico Socopó en el Hipódromo Nacional de Valencia, y tuvo tres ediciones ganadas por Fresal, Pundonor y Super Sergio.

Más en 1995 se instituye el Clásico Socopó en La Rinconada.

Competencia, cuya primera edición, es ganada por Camionero, del Stud Secreto, bajo la conducción de Douglas Valiente y preparación de Oscar Carmona.

 

Fuentes consultadas: 

http://www.anecdotashipicas.net

http://gustavomirabal.com/