//Disciplina y humildad las claves para ser jinete
disciplina

Disciplina y humildad las claves para ser jinete

Disciplina, orden y humildad todo comienza con esto….

disciplina

No existe otra fórmula que pueda garantizar el éxito cuando se decide ser jockey.

Al menos así lo considera el jinete venezolano Gustavo Mirabal Castro.

Y es que el ser humilde, comprensivo y disciplinado hace que toda la teoría aprendida se convierta en buenos resultados.

Disciplina, la llave del éxito

El hecho de poder cumplir a cabalidad con el cronograma de entrenamiento, la rutina diaria y todo lo que implica ser jinete es un gran éxito.

Empero, no es un trabajo sencillo porque requiere dedicación, horas y horas de trabajo, agotamiento.

Más cuando se logran los objetivos trazados viene la recompensa.

Para el jinete de salto ecuestre Gustavo Mirabal Castro la disciplina debe ir acompañada de la perseverancia.

Según él esas son las claves para que el éxito llegue a la vida de cualquier deportista.

No obstante, no podemos dejar por fuera de esta lista a la humildad, virtud que lejos de semejar una vida de pobreza o ruina, significa una actitud de sencillez.

Humildad, la puerta hacia la grandeza

Quien es humilde sabe que un día será grande entre los grandes.

Una vez alguien dijo que, el que quiera ser mayor que otro tiene que ser el que más sirva, es decir, el más humilde de corazón.

La humildad no se dice, se tiene, y se demuestra en aquellas ocasiones en las que es necesario agachar la cabeza.

Pero, ¿qué tiene que ver todo esto con la equitación y el deporte a caballo?, Mucho.

Para ser jinete hay que empezar por tener claro que el deporte ecuestre es como la ruleta de un casino, a veces se gana y otras veces se pierde.

Un día estás sobre el mejor caballo y eres el mejor jockey, los medios de comunicación te aman, ¡casi idolatran…! Pero otro día el caballo puede pisotearte.

Entonces, la arena levantada será lo único que verás a tu alrededor.

disciplina

De todos modos los jinetes no están exentos de los accidentes, sin embargo, hay lesiones que se llevan por dentro, en el interior de la persona y, muchas veces, son las más profundas.

Por tal motivo Gustavo Mirabal Castro recomienda tener los pies en la tierra y la cabeza en lo más alto.

Se trata de la actitud correcta, de las ganas de «comerte el mundo» sin echarlo a perder, sin pisotear.

Si los objetivos están claros y se tiene el deseo de hacer las cosas bien entonces la disciplina permitirá alcanzar la meta.

Después de todo la humildad es la puerta a la grandeza.

Un deporte de riesgo

La equitación es un deporte que puede llevar a la gloria pero también a una vida sedentaria.

A lo largo de la historia muchos han sido los jinetes que se han lesionado y deben retirarse pasando el resto de sus días en una silla de ruedas, mientras que otros no viven para contarlo.

En este sentido, el jinete caraqueño hace hincapié en que la humildad debe formar parte del atleta. Éste nunca debe pensar que será derrotado, pero tampoco ser altivo.

Tiene que haber equilibrio.

Todos los jockeys son vulnerables en el momento en que se montan y salen a correr. Todos tienen las mismas probabilidades de triunfar o caer.

La diferencia está en la actitud que se toma cuando salen de la pista y enfrentan la vida.

Lucha por tus sueños

La perseverancia es otra de las virtudes que el jinete Gustavo Mirabal Castro trae a colación cuando se trata de dar un consejo.

Dada su trayectoria sabe que las cosas no se logran de la noche a la mañana. El éxito toma su tiempo y las victorias son fruto de trabajo, esfuerzo y mucha disciplina.

Para él sí es posible cumplir los sueños pero esto implica una vida dedicada al deporte, la alimentación correcta, el entrenamiento debido.

Mirabal Castro sostiene que el querer lograr la meta trazada garantiza un enfoque adecuado para lo que se desea.

Salir con pensamientos negativos, contemplando la opción de perder, predispone y seguramente el jockey saldrá derrotado.

En este sentido enfatiza en que se debe trabajar mucho y hacer de la perseverancia un factor indispensable.

De esta manera, cuando se es perseverante se pueden alcanzar cosas que ni siquiera parecían posibles.

Mirabal crea su granja

Gustavo Mirabal Castro abrió en el año 2009 una granja llamada G&C Farm.

La misma dejó asombrado a todos los que lo conocen por la excelencia de sus instalaciones.

La envidia se levantó y comenzaron a criticarlo, pero esto no era sorpresa, pues antes de abrirla ya había apagadores de sueños que buscaban acabarlo.

Lo que marcó la diferencia en ese episodio de su vida fue el ser perseverante, humilde y tener los pies en la tierra pero la cabeza en su objetivo.

Cuando G&C Farm comienza a funcionar los jinetes de Estados Unidos y Europa empezaron a llegar.

Una periodista la llegó a llamar: El Disney World de los sueños y pasiones ecuestres.

El abogado y empresario-atleta Gustavo Mirabal Castro empieza a vivir una etapa increíble de su vida.

Todos los años de esfuerzo daban ahora su mayor fruto. Su granja fue campeona en torneos de exhibición.

Sus caballos, entrenados en G&C Farm, lograron fama mundial y un éxito rotundo en campeonatos.

Incluso con uno de ellos, el jinete español Sergio Álvarez Moya se alzó como el Campeón de España.

Buena relación con el caballo

Otro de los aspectos que resalta Gustavo Mirabal Castro acerca de la vida como jinete es la complicidad que se debe tener con el caballo.

La relación entre el jockey y el equino tiene que ser muy buena.

La confianza debe reinar para que los resultados sean positivos. De lo contrario perder está garantizado.

Hay que tener claro que la disciplina también está presente en la manera en como se trata al caballo.

Esta viene acompañada de la paciencia en esta ocasión, puesto que estos animales se toman su tiempo.

Aunque la forma de ser del jockey influye mucho en la actitud del caballo.

Los equinos tienen de por sí una memoria fenomenal y pueden percibir las emociones de sus montadores.

De hecho, científicamente está comprobado que los caballos sienten cómo se encuentra la persona que tienen al frente y de acuerdo a su intuición reaccionan.

No te rindas

Hay días buenos y días malos… Días en los que querrás salir corriendo del establo porque todo salió patético.

Pero no es tiempo de abandonar sino de tomar bien las riendas, analizar qué pasó y tomar cartas en el asunto.

Es aquí donde entra en juego la disciplina y la humildad.

«En la equitación se puede pasar de lo sublime a lo ridículo», dice Gustavo Mirabal Castro.

Si has decidido ser un jockey tienes que aprender a enfrentar las cosas, nada se puede dejar por la mitad.

La relación con los caballos puede llegar a ser muy buena y eso favorece los resultados en la pista, pero más allá de la competencia está la carrera de la vida.

Esa para la que nadie te prepara, sólo la corres y los resultados están dirigidos por las decisiones que se tomen a medida que se avanza.

Así que para ser un verdadero jinete se necesita destreza, liderazgo, competitividad, pero sobre todo disciplina y humildad.

Las victorias vendrán cuando se combinen las ganas de triunfar con la paciencia y perseverancia.

 

 

Fuentes consultadas:
https://about.me/gustavomirabal