//Arnés especial podría salvar la vida de los caballos
arnés

Arnés especial podría salvar la vida de los caballos

Arnés para caballos un invento que podría salvarles la vida

arnés

Un grupo de investigadores de la Universidad de Saskatchewan, Canadá, trabaja en la creación de un arnés especial.

La empresa con la que la casa de estudios está trabajando es nada más y nada menos que RMD.

El proyecto busca traer mejora a la salud de los caballos o más bien ayudarlos en el proceso de rehabilitación.

Los investigadores apuntan a que esta iniciativa permitirá a los equinos recuperarse de las lesiones en las extremidades.

Ya que dichas lesiones son determinantes puesto que para muchas de ellas no existe un tratamiento adecuado.

Y en el peor de los casos los dueños sacrifican al animal.

Sin importar cuántas carreras haya ganado, cuántos logros haya obtenido, el caballo es dormido.

Arnés

Esa es precisamente la razón que sustenta la Universidad cuando se le pregunta el por qué este tipo de invento.

«Si esto funciona, el impacto potencial será enorme porque actualmente no hay arneses de rehabilitación a largo plazo disponibles en el mercado», sostiene Julia Montgomery, de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad, quien lidera la investigación.

Por otro lado, la estudiante de ingeniería biomédica Samantha Steinke se une al proyecto de investigación en 2016.

Su principal motivación para formar parte del equipo está relacionada con su caballo, puesto que el mismo fue sacrificado después de sufrir una lesión en el tendón que lo dejó debilitado.

¿Y cómo se puede hacer algo así con alguien que se gana el cariño, el amor, respeto y admiración?

Sin duda es algo que duele y por eso estos investigadores trabajan en lo que sería una gran solución a esos problemas.

El desafío

Como en toda investigación hay desafíos…

En el caso de este proyecto los investigadores tienen el reto de la biomecánica especial del caballo.

Puesto que este animal lleva el 60% de su peso en las patas delanteras.

Cuando el animal se lesiona una extremidad, todo su peso se redistribuye (de 400 kilogramos a más de 550 kilogramos) a sus piernas buenas.

Esa redistribución afecta tanto al caballo que a menudo conduce a otra lesión en el pie muy dolorosa llamada «laminitis de la extremidad de soporte».

Esta enfermedad provoca a menudo que sea necesaria la eutanasia, refiere el portal http://www.diarioveterinario.com.

Debido a que el caballo cambia de peso a la extremidad originalmente lesionada. Esto evita que la curación se produzca rápidamente y hace que empeore la condición del animal.

Y esa es la razón de ser de dicho arnés…

Es decir, crear un producto que mejore la calidad de los caballos lesionados en sus extremidades.

Tanto la Universidad de Saskatchewan como la empresa RMD aseguran que los arnés que hay en la actualidad:

“No son adecuados porque recogen al caballo debajo del pecho y del abdomen, lugar por el cual no deben ser cogidos ya que afecta a su respiración y a otras funciones fisiológicas».

“El uso a largo plazo de arneses de apoyo para rehabilitación también puede crear úlceras por presión en los caballos», apuntó la investigadora.

Así como las úlceras que desarrollan los pacientes humanos en cama a pesar de recibir una  atención adecuada.

«Además, la presión de los arneses también puede dañar los órganos internos y los nervios de los caballos”, añade Montgomery.

Experiencia de Montgomery

Durante los últimos cuatro años Julia Montgomery ha trabajado con RMD en pruebas y el ajuste del montacargas de rehabilitación asistida equina.

El cual fue diseñado para adaptarse a la biomecánica de un caballo.

Dicho arnés complementará las funciones del elevador, que utiliza un sistema de compensación de peso guiado por computador.

Esta acción permite cargar lentamente las extremidades de un caballo durante la rehabilitación, y apoyarlas si tropiezan.

La investigadora acota que con esto buscan brindar una movilidad controlada y no suspensión desde una grúa aérea.

“El sistema ayudará a eliminar parte del peso para que los caballos puedan caminar y evitar las complicaciones asociadas con la carga», explicó.

El objetivo de este proyecto es reducir las complicaciones inmediatas de la inmovilidad, así como el desgaste de los músculos.

«Con el elevador, podemos balancear a los caballos de lado a lado para mantener el flujo de sangre», detalla la experta.

¿Cómo será?

El arnés está diseñado para llevar unas hebillas de liberación rápida, que permiten que sea fácil de colocar o quitar para una o dos personas.

Lo cual constituye un punto importante para las prácticas veterinarias de campo.

Ya que generalmente en ellas trabaja una o dos personas.

El elemento tecnológico también será algo innovador en este arnés ya que el dispositivo tendrá sensores electrónicos.

Los cuales van a detectar los niveles de presión, calor y humedad, y se podrá ajustar la carga para aliviar la presión.

Se estima que en este mes de mayo se realicen las pruebas en caballos.

Las mismas se realizarán durante todo el verano a fin de revisar la efectividad del proyecto y ver si se requiere de algún cambio.

Esperanza para los caballos

Es incontable la cantidad de caballos que se han sacrificado, durante la historia humana, por presentar lesiones en sus patas.

Sean las delanteras o traseras el hecho es que la creencia popular dice: caballo enfermo, caballo muerto.

En este punto hay que ponerse la mano en el pecho sinceramente y preguntarse ¿después de todas las alegrías que me ha dado tiene que morir?

Según la ciencia la respuesta es sí porque para esta el animal queda inservible…

Pero afortunadamente con estos científicos y empresarios canadienses los caballos lesionados tienen una esperanza.

La de curarse y vivir mucho más tiempo, así como de volver a competencias con el mismo potencial en sus extremidades.

Lo admirable de este hecho es que con la puesta en marcha de esta iniciativa los dueños de caballos y entrenadores también cobran esperanza.

Así que se hace justicia para aquellos animales que se han sacrificado producto de no existir un tratamiento adecuado.

La ciencia sigue avanzando al igual que la robótica y cada vez son mejores las cosas que se irán viendo.

Algunas muy necesarias para el hombre y los animales, otras quizá para favorecer intereses personales.

Pero lo que sin duda queda claro con la puesta en marcha de este arnés biomecánico es que los caballos podrán acceder a un tratamiento completo, moderno y no doloroso.

De alguna manera esto obliga a los veterinarios a estudiar más sobre el tema y no condenar al caballo, enviarlo al matadero.

Sino que tomando en cuenta todo lo que físicamente ocurre cuando un equino tiene sus patas lastimadas y la posibilidad que brinda este arnés se puede conseguir una mejora asombrosa.

Mayo, mes de la prueba

Como decíamos en unos párrafos más arriba, este mes de mayo es crucial ya que comenzarán las pruebas.

Sí, las pruebas en caballos reales para evaluar cómo funcionan los sistemas del arnés.

Así como los sensores capaces de medir los niveles de humedad, calor y tensión del animal.

¡Enhorabuena! Esto es un gran avance científico.

Nada más con avocarse a estudiar sobre el tema y darse a la tarea de crear una solución es algo impresionante.

Pues hasta unas décadas el caballo con laminitis u otras enfermedades en sus cascos simplemente era sacrificado.

Esperemos que culminado el periodo de pruebas la universidad y RMD confirmen los resultados de su investigación.

Entre más rápidos y favorables sean los resultados del tratamiento con este arnés menos caballos morirán.

Y sin duda será el invento del año. La salida a la crisis de muchos dueños y por su puesto el salvavidas para muchos caballos.