//Caballo balancín origen del caballo como juguete de madera

Caballo balancín origen del caballo como juguete de madera

Caballo balancín

Caballo balancín

El caballo es un animal apasionante, inspirador, creador de leyendas imaginarias en las mentes infantiles…

Este asombroso equino puede hacer pensar a los más pequeños de la casa que son unos grandes vaqueros o que galopan sobre un bello alazán por el bosque.

Los escenarios son infinitos cuando un niño o niña se sube a un caballo de madera, sea que se balancee o solamente tenga una cabeza de peluche y lo demás sea un palo.

Caballo balancín

Al igual que todo en la vida esto también tiene su origen y es que el caballo como juguete se ha ido perfeccionando con el pasar de los años.

Y cada vez son más las cosas que fabrican con diseños de caballos.

Hoy vamos a contarles sobre cómo se origina el caballo balancín así como cuáles son los diversos juguetes equinos.

Los caballos de juguete han estado presente desde «siempre» en la mente de casi todos los niños y al menos una vez han jugado con uno.

No es de extrañar que los pequeños se alegren cuando les obsequian un juguete de madera con forma de caballo.

Origen

El origen del caballo balancín se remonta al año 1610 en Inglaterra.

Muchos atribuyen su fabricación a la construcción de enormes caballos de madera con ruedas que se usaban para entrenar a la caballería medieval.

Asimismo a la forma de las cunas que se balancean de un lado a otro.

De hecho, el modelo más antiguo del caballo balancín se encuentra expuesto hoy día en el Museo de la Infancia, una sección del Museo de Victoria y Alberto, en Bethnal Green, en el East End de Londres.

Este juguete no era conocido antes del siglo XVII. Y mucho menos no tenía la forma que posee en la actualidad.

Es a partir del siglo XVIII que comienza a salir este juguete, con la cabeza recubierta de piel de becerro osucra.

La elaboración de los juguetes se hacía de forma manual y con el tiempo, en el siglo XIX empiezan a formar parte de la industrialización victoriana.

Incluso a partir de ese momento los caballos balancines se empiezan a fabricar para las niñas.

Recordemos que la mujer durante la historia ha sido muy marginada.

Posteriormente empiezan a concebir el juguete como algo que también alegra a los adultos y comienzan a reflexionar en este sentido.

El preferido

Con el pasar de los años el caballo balancín gana más aceptación y preferencia. Tanto que grandes y chicos disfrutan verlo, tocarlo y jugar con él…

En Normandía, durante la primera mitad del siglo XX, el caballo balancín era el juguete más común.

De hecho en ambientes muy rurales, las familias demandaban al carpintero local fabricar uno.

Se convirtió en el juguete favorito…

Los modelos fabricados en esa época tenían un asiento y eran ofrecidos al niño cuando alcanzaba la edad de un año o de un año y medio.

Incluso en las familias rurales de Quebec, era habitualmente el padre del niño (o su padrino, o su abuelo…) quien fabricaba un caballo balancín provisto de una silla durante las largas noches de invierno.

Estos objetos son muy raramente ofrecidos en los comercios.

Lo importante aquí es la tradición que se genera con este juguete. Como podemos ver va pasando de generación en generación.

Y cada vez el crear el caballo balancín era un reto para los hombres de la familia. Quienes se daban a la tarea de crearlos.

Desde el sigo XIX en Polonia, este es el juguete más usado, creado, vendido y representado de diversas formas.

Sea con ruedas o cualquier otra cosa que se inventen, la idea del caballo y su forma de balanceo está presente.

Científicos aseguran que el movimiento de este juguete ayuda al crecimiento psicomotor de los niños ya que los ayuda a descubrir el equilibrio y mantenerlo para no caerse.

Así como para tener un movimiento corporal coordinado.

Tan así que a lo largo de la historia muchos son los pintores que en sus obras plasmaron la imagen de un niño sobre su caballo balancín.

Como verán a continuación:

Stanislas Potocki sobre un caballo balancín, hacia 1798
Niño con un caballo de juguete, hacia 1815, por Henry Sargent.

 

Charles Lavallen Jessop (chico en un caballo balancín), por Sarah Miriam Peale, 1840

 

Caballitos de juguete

Resulta interesante saber de dónde provino la idea de crear estos juguetes de madera, he ahí la razón de este post, sin embargo, no podemos dejar por fuera la diversión que alcanzamos con ellos.

Estos caballitos causan alegría y dibujan una enorme sonrisa en el rostro del niño o niña que lo recibe.

La imaginación es algo asombroso y sea que un niño o adulto reciba un caballo de balancín como regalo, siempre es motivo de sonrisa y aventuras.

En todo caso se imaginan que son los mejores jinetes.

Ahora bien es momento de conocer los diferentes tipos de juegues con forma de caballo que existen en el mercado.

Hoy día se pueden ver los plásticos, ultra resistentes, los caballos balancines y por supuesto el clásico caballo de palo con cabeza de peluche.

Tipos de juguete

Los caballitos de madera han ido evolucionado con el tiempo y son ahora un elemento digno de tener en casa como adorno, recuerdo de la infancia o para las nuevas generaciones.

Su tamaño depende del uso que se requiera.

Están los miniatura para quienes tenerlos de colección en casa, los tipo balancín, balancín con ruedas y el que muchos llegamos a conocer: El caballito de palo con cabeza de peluche.

Este último es el que los niños se ponen entre las piernas para cabalgar en la multitud de mundos fantásticos que conviven en su mente. La ventaja de éste en particular es que los niños pueden llevárselo a cualquier sitio para jugar porque es ligero y cabe en cualquier parte del carro.

Mientras que los de balancín son los más restringidos por su tamaño, sin embargo, si hay espacio suficiente será un motivo de alegría para tu pequeño o pequeña.

Modelos

Estos son los diversos modelos de caballitos de juguete que existen hoy día en el mercado.

Caballos de madera y tela (tipo peluche)

Este modelo es quizá uno de los más elegidos para los niños más pequeños.

Esto es debido a que el acolchamiento a modo de peluche protege mejor los posibles golpes que puedan darse los pequeños.

Se recomienda que los más pequeños jueguen con estos juguetes siempre bajo supervisión de un adulto.

Baby Clementoni Disney Caballito Balancín 

Caballito de plástico…

Estos son quizá los menos populares dentro de los populares. Sin embargo suelen ofrecer otras cosas que hacen de ellos un juguete estupendo.

Particularmete éste habla en español, ayuda a aprender inglés, las letras, los números. Por ello, cubre más necesidades de juego.

Lo cual lo convierte en ideal para los más pequeños.

Small foot company Balancín

Estamos ante un modelo de los más clásicos, en madera decorada con pintura y barnizado. La ventaja de este balancín es que tiene una silla con respaldo que evita que el niño pueda caerse. La forma del patín del balancín es muy buena para que el adulto pueda balancear al niño con el pie.

Famosa Softies Caballito Balancín con Ruedas Y Sonido

Este caballo además de ofrecer el balancín acolchado como peluche al más estilo vaquero, tiene sonido.

Jean Monet sobre su caballo balancín, pintura de Claude Monet, 1872.

 

 

Fuentes consultadas:
https://www.pinterest.com/gustavomirabalcastro/
https://www.flickr.com/photos/[email protected]/33569658188