Gustavo Mirabal Castro » Blog » Maltrato de caballos un mal que no termina

Maltrato de caballos un mal que no termina

Maltrato de caballos

Maltrato de caballos

El maltrato de caballos es es un mal que no termina, aún, en pleno 2019 se siguen viendo casos en los que estos animales son los afectados.

El ser humano pareciera no tener contemplación ni misericordia cuando se trata de dañar a un animal bajo su cuidado.

Cabe destacar que no todos los seres humanos en la tierra son malos, pero tampoco nos podemos hacer de la vista gorda.

El maltrato a los animales es una especie de mal que lleva siglos. Muchas veces ese maltrato es público y muchas otras secreto.

El resultado final es animales muertos, abandonados, heridos, etc.

Lo cierto es que en el caso de los caballos no deja de ser deprimente.

Maltrato de caballos

No se puede hablar de un año específico si quisiéramos referirnos a la época a la que se remonta el maltrato del hombre hacia los caballos.

Pero sí existen muchos casos documentados de maltrato a los caballos.

Dentro de esa amplia gama se encuentran los caballos desnutridos que halan carretas pesadas en las ciudades o campos.

Generalmente son usados por personas de bajos recursos que ni siquiera tienen para alimentarlos correctamente.

El animal termina pagando las consecuencias de sus malas decisiones. Los explotan al punto que los caballos mueren desplomados.

También se suma a esa lista los maltratados por personas que aborrecen a los animales. En este grupo se encuentran los caballos con heridas en su cuerpo.

Heridas que están acompañadas de malas palabras y descuidos a propósito.

El resultado es un ejemplar triste, con la mirada perdida y sin ánimo.

Caballos explotados laboralmente

Otra clase de maltrato de los caballos tiene que ver con la explotación laboral.

La belleza de estos animales, su simpatía con las personas y fuerza hace que sean un atractivo en los paseos campestres.

A los niños les gusta la idea de montarse sobre un pony y a los adultos en caballos grandes. Sin embargo, quienes ofrecen ese servicio de paseo por senderos no cuidan bien a los caballos.

A menudo estos ejemplares se ven cansados y con los ojos tristes, rodeados de moscas y con heridas abiertas que no terminan de sanar.

¿Quién querrá montarse en caballo así? Sin embargo hay gente que lo hace. Se montan sobre el equino y dan un paseo.

No les importa qué siente el animal, si lo tratan bien, no se toman la molestia de preguntar, aunque no logren nada con eso, ¿por qué el caballo está en tan mal estado?.

Esa indiferencia es una de las peores cosas que tiene la humanidad. El no ponerse en el zapato ajeno y hacerse cómplice de quienes maltratan.

Porque el subirse sobre un caballo que se encuentra en mal estado sólo para complacer su deseo de pasear a caballo es ser indolente.

Los caballos no pueden decir con palabras cómo se siente, no pueden decir si los tratan bien o mal. Pero sí hay algo que no se puede esconder y es la condición física del animal.

Maltrato de caballos

No seas cómplice del maltrato a los caballos

Si tienes la intención de salir a pasear con tu familia y te encuentras con caballos así, denuncia.

No se queden callados cuando vean que un animal necesita ayuda. Todo ocurre por una razón y quizá estás en el momento y lugar adecuado para salvar una vida.

Los maltratantes nunca admiten que se equivocan, siempre culparán al caballo. Pero no podemos permitir que continúe la esclavitud equina.

Ya sea que los caballos estén entrenados para colaborar con el trabajo agrícola, sirviendo como medio de transporte, o entrenen como atletas no dejan de ser caballos.

Es decir, de igual forma se cansan, necesitan comer bien y dormir bien. Ellos no rendirán si no descansan.

Si en vez de eso los explotan los resultados no serán favorables para el objetivo que se desee lograr con ellos.

No podemos ser cómplices del maltrato equino. Si ves que los caballos están desnutridos, tristes y con un rostro decaído no te subas a ellos.

Esas características hablan del maltrato de los caballos y por lo tanto, si se suben a un ejemplar así están colaborando con la sinvergüenzura de su dueño.

Caballos descuidados- otra forma de maltrato

Quien compra un caballo o lo recibe como regalo tiene que tener claro de que mantenerlo es costoso.

El alimento, el establo, las revisiones médicas, etc, implican cuidado y constancia, sin estos elementos el animal corre peligro.

Aunque los caballos son grandes y fuertes dependen del hombre una vez que están domesticados. Es por ello que se tienen que cuidar bien y darles lo mejor.

Cada equino dependiendo de su raza tiene ciertas características que deben ser respetadas.

Es por ello que asumir la responsabilidad de criar un caballo no es para cualquiera.

Lamentablemente las personas que tienen afinidad por estos animales los compran dos razones: 1- porque aman los caballos y son apasionados por ellos y 2- porque quieren ganar plata con el animal.

¿Pero, entonces si no hay pasión por los caballos no se pueden comprar uno? Claro que sí, el problema es cuando la gente se obsesiona por ganar plata con ellos.

Los caballos son animales nobles y sensibles. Pueden sentir el amor y el rechazo. Lo dan todo cuando son amados y sufren cuando los maltratan porque no hay nada que los motive.

Heridas emocionales

Quien de verdad ama los caballos y el deporte ecuestre llega muy lejos y sabrá cuándo detenerse para cuidar la salud del animal así esté en la cúspide de su carrera.

Pero cuando alguien que no siente amor por los caballos lo fuerza a continuar porque tiene que ganar dinero le hace daño al animal.

El resultado de esa operación es un caballo herido física y emocionalmente, traumado, decepcionado y lo más seguro es que su dueño lo mate porque ya no le sirva.

En otras ocasiones los abandonan, los hieren y desechan como si de una lata se tratare. Tristemente el animal termina vagando por las calles, el bosque o en algún establo abandonado hasta morir. Es un milagro cuando los encuentran y rescatan.

Hay heridas que permanecen en esos animales y deben ser tratadas. El maltrato genera angustia, ansiedad, ganas de salir corriendo (tanto en humanos como en animales).

Los humanos gritan y piden ayuda pero los animales sólo se echan para atrás (porque están en el cubículo de un establo).

Esto no es un ejemplo exagerado, es real. Y sólo cuando alguien consciente se da cuenta y denuncia o irrumpe para salvar al animal este tiene la opción de recuperarse, sino morirá.

Si el caballo es rescatado lo siguiente a su recuperación física es la sanidad emocional. Él necesita sentirse seguro, protegido y respetado.

De no ser así será un caballo indomable, inseguro y quizá un poco rebelde.

Es hora de tomar conciencia y no ser cómplice del maltrato de los caballos. Hay que denunciar esos casos, los maltratantes no pueden seguirse saliendo con la suya.

Shadow (Justice), el caballo que demandó a su dueño por maltrato en Oregon, Estados Unidos

Maltrato de caballos – El caso de Shadow Justice

El año pasado (2018) en Oregon, Estados Unidos, la prensa registró el caso de Shadow, un ejemplar tan maltratado por su dueño que estaba en pésimas condiciones.

El animal tenía una extrema pérdida de peso, un pene prolapso por congelación y piojos.

Afortunadamente Animal Legal Defense Fund puso una demanda contra el dueño del caballo, Gwendolyn Vercher.

Curiosamente en este estado los animales pueden demandar a sus dueños, por lo que la organización puso la demanda con el nombre del caballo, es decir, como si el caballo lo estuviera demandando.

Ahora Shadow tiene un nuevo nombre, Justice, y vive en un centro de rescate animal en Troutdale.

Tras la demanda su ex dueño reconoció el maltrato.

Lamentablemente “estas lesiones requerirán atención médica especial y costosa por el resto de su vida”, indicó Animal Legal Defense Fund.

Y este es tan sólo un caso público, pero, ¿y los que no son denunciados?

¡Tomemos conciencia, no al maltrato animal!

 Algunos consejos

Si notas que un caballo tiene las orejas hacia atrás, su rostro está decaído, sus ojos llorosos y su piel con heridas abiertas ¡Denuncia! es un caballo maltratado.

Cuando vayas a pagar un paseo a caballo y el animal está triste ¡Denuncia! Algo le pasa al animal y tú eres su voz en ese momento.

No seas cómplice del maltrato. Toma conciencia porque podrías ser ese ángel enviado para salvar la vida de ese inocente animal.

 

Fuentes consultadas

https://twitter.com/gustavomirabalc
https://twitter.com/gmirabalcastro2
https://gustavomirabal.ae/
https://gustavomirabal.ch/
https://www.pinterest.com/gustavomirabalcastro/
https://gustavomirabalcastro.online/
https://gustavomirabalcastro2.wordpress.com/acerca-de/