//Penny Chenery la mujer que siempre creyó en Secretariat
Penny Chenery

Penny Chenery la mujer que siempre creyó en Secretariat

Penny Chenery

Penny Chenery

Detrás de esta gran historia como es la del caballo Secretariat hay un relato que no todos conocen.

Se trata de la vida de una asombrosa mujer que apostó todo por ese equino.

La mejor parte es que su instinto la lleva a convertirse en una de las mujeres más importantes de Estados Unidos.

Admirada, famosa, interesante… Todo un kit que surge mediante su valentía.

Penny Chenery

Secretariat es, en un momento dado, todo en la vida de Penny Chenery, su comodín. Su boleto a una mejor vida.

Helen Bates, su nombre real, aunque en el medio hípico todos la conocen como Penny Chenery.

Nacida el 27 de enero de 1922, esta deportista estadounidense es amada y respetada por la gente de su país.

Aún, después de morir en el 2017, sigue siendo una de las damas más queridas dentro del deporte ecuestre norteamericano.

Esta ama de casa no se imaginaba que dejaría las tareas del hogar por un buen tiempo para ser una de las mujeres más reconocidas de su país.

La formación y la disciplina siempre formaron parte de su personalidad, su manera de proceder e interactuar con otros.

A continuación les compartimos una entrevista:

Chenery y Secretariat

Penny presencia el momento en que nace uno de los caballos más grandes de la hípica…

Su emoción era tan grande que se enamora del caballo y se dedica a hacer de él una estrella.

Luego de probar con varios nombres se decide a ponerle Secretariat, mejor conocido como el Gran Rojo (Big Red).

Pero, ¿cómo es que este animal adquiere tanta fama? La respuesta es gracias a Penny Chenery.

Esta mujer no se rinde ante su panorama familiar y económico… Ella cree que hay algo especial en el equino y arranca su travesía para descubrirlo.

Obsesionada por demostrarle a su esposo, hermanos y sociedad en general que las mujeres son mucho más que “una máquina para trabajo doméstico”, Penny se da a la tarea de formar un campeón.

Una conexión especial

Cada visita al establo era algo que llenaba mucho a esta mujer, pues ni siquiera su esposo la apoyaba.

Él creía que era mejor vender la granja de su padre porque este no podía valerse por sí mismo y su suegra había fallecido.

Convencida de lo contrario, Penny Chenery toma las riendas del establo hace un par de ajustes y decide apostar al remonte de su familia con la competencia ecuestre.

El mejor prospecto para ello es Secretariat, pero el caballo no estaba convencido de su potencial y este es el primer reto que la hija de Christopher Chenery debe afrontar.

Sin entrenador, sin una dirección clara, pero con grandes deudas y un padre enfermo opta por contratar a Lucien Laurin para entrenar al equino.

Al principio este no quería pero accede después del tiempo y comienza la aventura.

El Gran Rojo necesitaba ser despertado, hasta ese momento sólo comía y daba vueltas sujetado de una cuerda.

Lo increíble de esta historia surge cuando queda al descubierto esa conexión especial entre Penny Chenery y Secretariat.

El caballo respondía a los estímulos de la mujer y reaccionaba.

Sobre Secretariat

El Gran Rojo nace el 30 de marzo de 1970, este sería el potro que cambiaría la situación económica de la familia.

Tierno, alegre, juguetón y curioso, así era Secretariat, además de ganarse el cariño de los norteamericanos por su carisma.

Secretariat es hijo de la yegua Somethingroyal y el famoso Bold Ruler (nieto de Nearco).

Con un pedigree como este no podía esperarse menos.

Aunque los críticos del deporte a caballo apostaban a que sería un potro fuerte pero sin resistencia en carreras largas.

La mayoría de los hijos de Bold Ruler habían coincidido en esa condición, por ello, se esperaba que Secretariat fuera igual.

La sorpresa se la llevan cuando descubren que este caballo corre con el corazón y cada carrera le importa.

“Este potro tenía un aire, era fuerte y muy seguro de sí mismo”, dijo Penny Chenery en una entrevista.

Según lo que la dueña del caballo declara al portal americasbestracing.net nos da a entender que Secretariar era “el jefe” y sabía cómo actuar.

Por esto cada carrera en la que se le vio era realmente emocionante, eufórica, llena de muchos fans.

El entrenamiento

La sabiduría y diligencia de esta ama de casa, que también por años había servido a su comunidad y la Cruz Roja, empieza a dar frutos en 1972.

A la par que Secretariat seguía creciendo en su entrenamiento para las carreras.

Para julio de 1972 inicia la carrera deportiva de Secretariat.

Al principio no arranca muy bien y el potro de Penny empieza a ser vejado.

Tanto la prensa como otros dueños de grandes caballos, como War Admiral, se burlan.

Todos apostaban a que la mujer no podría lograr buenos resultados.

Las críticas y mensajes de desaliento para la dueña del Gran Rojo no se hacen esperar, surgían todos los días… Leer el periódico podría resultarle fatal.

Sin embargo, ella nunca se da por vencida.

Este hecho de gallardía es valorado por su equino quien después de esa primera derrota se abre paso con 5 victorias seguidas.

Así es como gana el Sanford Stakes y el Hopeful Stakes en Saratoga Race Course, además del Futurity Stakes en Belmont Park.

Por otro lado, en el Champagne Stakes fue descalificado y colocado en segundo lugar por interferir a Stop the Music, quien es declarado ganador.

Secretariat le gana a Stop the Music en el Laurel Futurity por 8 largos, terminando así su campaña de dosañero ganado el Garden State Futurity.

Estas victorias hacen que lo nombren Caballo del Año. Luego de esto es galardonado con el premio Eclipse Award como Campeón dosañero.

A los 3 años

Durante su temporada como caballo de tres años, Secretariat se prepara para la Triple Corona.

Nadie podía creer que el caballo de una ama de casa llegara tan lejos.

Poco a poco estaba remontando y los fanáticos crecían, llenaban los escenarios donde estaría el Gran Rojo.

Secretariat y su dueña Penny Cheney eran la sensación.

Algo que por cierto no le agradaba a muchos hombres, pues por años, las mujeres estaban replegadas y éste era un deporte de machos.

La sorpresa…

Sorpresivamente Secretariat gana el Derby de Kentucky por 2 1/2 largos e impone récord de pista.

Cada cuarto lo corre mas rápido que el anterior, 25 1/5, 24, 23 4/5, 23 2/5, y 23, acelerando cada vez mas hasta el final de la carrera.

Desde eso, pasaron 28 años para que otro caballo (Monarchos 2001) corriera el Derby en menos de 2 minutos.

En el Preakness Stakes, Secretariat arrancó en el último lugar, para luego colocarse en punta en la primera curva, y ganar por 2 1/2 largos.

La gran carrera

Tras cada triunfo de Secretariat estaba Penny Chenery celebrando…

Esta mujer casi pierde su matrimonio por dedicarse a criar y entrenar este caballo.

Sus hermanos se oponían a que Penny impulsara la granja, pero esta persiste y vence.

Lo más grandioso de esta historia es que el instinto de la ama de casa por salvar a su familia de la quiebra se convierte en su mayor hazaña.

Si bien ella pudo quedarse horneando pasteles toda su vida y ser una abnegada ama de casa, pero en ella corría la pasión por los caballos.

Así que tras la enfermedad de su padre asume las riendas del negocio familiar y lo salva…

Tanto así que uno de los días más importantes de su vida quedó grabado en la historia de la hípica mundial.

Se trata de la tercera y última carrera por la Triple Corona de Estados Unidos.

El escenario donde se corre el Belmont Stakes estaba lleno. Habían pancartas con el nombre Big Red (Gran rojo), Go Big Red (Vamos Gran Rojo), la emoción y la adrenalina estaba a millón.

Entonces ocurrió lo inimaginado. El hijo de Bold Ruler estaba por dar un espectáculo inolvidable.

El Jockey de Secretariat, Ron Turcotte, hizo la conducción de su vida, aquella tarde del 9 de Junio de 1973, cuando montando al pupilo de Meadow’s Stable, Secretariat, se impuso por 31 cuerpos en la Tercera Corona Americana.

Increíblemente ese tiempo sigue siendo récord mundial para los 2.400 metros en pista de arena, de 2.24.00.

Penny Chenery celebrando la victoria de Secretariat en la Triple Corona

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuentes consultadas:
https://about.me/gustavomirabal