//Gastos hormiga: qué son y cómo evitarlos

Gastos hormiga: qué son y cómo evitarlos

¿Alguna vez has sentido que el dinero no te alcanza? ¿No sabes en que se te va tanto dinero cada mes? Probablemente si has tenido esta sensación, tú estas siendo victima de los gastos hormiga. Los gastos hormiga, igual que cuando vemos a una hormiga respecta a un hormiguero, son pequeños cuando se ven solos, pero cuando juntas a todo el hormiguero podemos entrar en pánico.

Así los gastos hormiga solos parecen inofensivos. Pero cuando sumas todos esos pequeños gastos que hacemos nos damos cuenta de que son mucho más de lo que esperamos. Además, estos gastos afectan mucho nuestro presupuesto y pueden llegar a sabotear nuestras metas personales y financieras.

Unas buenas finanzas personales comienzan por un buen conocimiento y control de nuestros gastos personales. Concientizar que no hay gastos menores, y menos si se hacen con regularidad, nos ayudará a mejorar nuestras finanzas. Es por esto que Gustavo Mirabal Castro desea que conozcamos todo lo necesario para manejar los gastos hormiga como expertos.

Por ello, hoy hablaremos de los gastos hormiga, qué son y cómo eliminarlos, o en su defecto como reducirlos. Sin más que añadir comencemos.

Gastos Hormiga - Corto animado de finanzas personales

¿Qué son los gastos hormiga?

Por definición, los gastos hormiga son gastos pequeños, poco representativos y que no llaman la atención, pero que son muy frecuentes. Los gastos hormiga están presente en nuestro día a día, pero por ser tan pequeños, o tan rutinarios, no les prestamos atención.

Los gastos hormiga tienen la capacidad de hacerse “invisibles” ante nuestros intentos por controlar nuestro presupuesto. Solamente si comenzamos a prestar atención a nuestros hábitos recurrentes y comenzamos a registrar hasta nuestros pequeños gastos, nos podremos dar cuenta de su impacto.

Por ello necesitamos de una estrategia para poder identificarlos y lograr una conciencia plena financiera. A continuación, veremos algunas de las características de los gastos hormiga.

Características de los gastos hormiga

Los gastos hormiga son muy pequeños, pero se hacen todos los días o con gran frecuencia. Esto hace que se acumulen sin apenas percibirlos. Un ejemplo de ello es un café al llegar y un café después del almuerzo en la oficina.

En México un café cuesta aproximadamente 0,75$ y en chile 1$ aproximadamente. Realizando una estimación conservadora y asumiendo el precio de 0,75$ por taza de café. Este precio es más o menos parecido en todos los países de Latinoamérica (Colombia, Venezuela, etc).

Considerando este escenario, sólo en tazas de café y considerando sólo 2 tazas de café gastaríamos 30$ sólo en café. Esto resulta el 12,5 % del salario mínimo en Colombia y el 11,6% del salario mínimo en México en 2022.

Como podemos ver, los gastos hormiga pueden resultar muy representativos, especialmente para los que menos ganan.

Además, no podemos descartar que una persona tenga varios conceptos de gastos hormiga. Entre estos conceptos podemos encontrar las bebidas alcohólicas, cigarrillos, golosinas, entre otros.

Tipos de gastos hormiga
Tipos de gastos hormiga

¿Cómo identificar los gastos hormiga?

Los gastos hormiga tienen un patrón muy definido en nuestras vidas. Algunas caracteristicas que nos pueden ayudar a reconocerlos son:

  • Parecieran ser cantidades de dinero que no son significativas si las vemos cada compra individualmente.
  • Son gastos con alta periodicidad (diaria, interdiaria o semanalmente). Esto provoca que a pesar de ser montos pequeños, se convierten en un monto importante al sumarlos en el tiempo.
  • Generamente en esta categoría se encuentran los “pequelos vicios” como el alcohol y el tabajo. Por esto además pueden dañar nuestra salud y provocar gastos adicionales en salud.
  • Es un gasto que puede convertirse en un ahorro, si no lo realizamos.
  • Siempre podemos optar por no realizarlos. En su defecto, podemos cambiarlos por otros que sean más sanos o que nos traigan algún beneficio. Por ejemplo Podemos cambiar el gasto en chucherias por más proteinas o por frutas.
  • Es un gasto que suele ser impulsivo y compulsivo.
  • Cuando se acumulan pueden llegar a representar entre un 10 % y un 20% de nuestros ingresos.

Algunos de estos gastos pueden ser:

  • Comida en la calle o comida a domicilio.
  • Cafés, sodas o bebidas energizante que compramos a diario.
  • Almuerzos en la calle en días normales.
  • Comidas o reuniones con los amigos
  • Tabaco, alcohol o chucherías todos los días.
  • Propinas o caridad sin control ni presupuesto.
  • Comisiones por transferencias, pago de intereses por pagar tarjetas de crédito fuera de tiempo.
  • Costos por reconexión de servicios, comisiones o intereses por pago tardío.
  • Suscripciones no utilizas pero que sigues pagando.
  • Cualquier compra por impulso. Estas nos invitan a comprar cosas que no necesitamos o que podemos encontrar a mejor precio.
  • Comprar una marca cara, sin que ello represente una mejora sustancial en la calidad del producto.

No nos damos cuenta, pero resulta un gasto bastante importante al final del mes.

¿Cómo reducir los gastos hormiga?

Lo primero que debemos aprender para atacar los gastos hormiga es a comprar de manera planificada. Cuando planificamos nuestras compras daremos prioridad a nuestras necesidades frente a nuestros impulsos.

De esta manera podremos evaluar cuales son nuestros gastos prioritarios, frente a los que no lo son. Además, podemos hacer frente a los gastos con cabeza fría y reemplazar algunas opciones de compra por opciones más económicas.

De esta manera podremos elegir como deseamos manejar nuestras finanzas. Estas son las acciones básicas que recomendamos para evitar los gastos hormiga.

Mantente Alerta

Mantén una aplicación o una libreta que te permita tomar nota de cualquier gasto menor. No importa si es un café o una chuchería, es importante anotarlos. Al anotarlos te mantendrás consciente de todas las veces que realizas gastos impulsivos y eso te hará repensarlos. De esta manera empezaras a tomar consciencia y nota de todos aquellos gastos que realizas y no percibes.

Evalúa y compara los gastos

Evalúa cuales de estos gastos comienzan a pesar sobre tu presupuesto y que puedes eliminar. Contrasta esto con tus metas financieras y personales. ¿Es compatible el café en la calle todos los días con tus propósitos de ahorro? ¿Cuánto puedo ahorrar si en lugar de tomarme el café en la calle me lo tomo en mi casa antes de salir?

De esta manera seremos más conscientes. Podremos empezar a evaluar lo que deseamos hacer con nuestro dinero.

Toma decisiones y actúa en consecuencia.

Las acciones repetidas conducen a la formación de hábitos. De la misma manera que te acostumbraste a comprar cigarrillos o un café en la calle todos los días puedes crear nuevos hábitos más saludables para tu cuerpo y tu bolsillo.

Encuentra la manera de tomarte el café en tu casa y reducir el café que consumes. Mientras menos café consumas en general, menos necesidad vas a sentir de tomar café. Además, vas a reducir la excitabilidad que produce la ingesta de café con frecuencia, lo que va a reducir tu estrés y radicales libres, mejorando tu salud.

Apégate al plan

Cuando vayas a realizar las compras del hogar lleva una lista de compras y apégate a lo que está anotado. De esta manera te veras en la obligación de presupuestar todos los gastos que tienes.

Si tu plan incluye tu salud entonces procura incluir solo cosas sanas en la lista de compras, o en su defecto reduce al mínimo las comidas procesadas y chucherías.

Resístete al impuso de comprar cosas que no están planificadas. Si realmente necesitas algo anótalo y cuando estés en casa medita si realmente debes incluirlo en la próxima lista de compras.

Evita comer fuera de casa. Si puedes hacerlo, prepara comida en casa. La comida en la calle es menos sana y además aumentará tus gastos. También si vas a salir a la calle a hacer diligencias, come bien antes de salir para que no tengas que gastar en comida en la calle.

Concreta la transformación

Un paso importante después de hacer un inventario de gastos es hacer lo siguiente:

  • Seleccionar los planes de servicios que se ajustan a tu necesidad. No contrates planes de telefonía con minutos que no usas sólo porque están de oferta.
  • Elimina o establece la reducción de la frecuencia de tus hábitos saludables con limites bien definidos. De fumar 3 veces al día a una vez, de comer golosinas todos los días a 3 veces por semana.
  • Elimina las suscripciones que no utilizas o que usas con muy poca frecuencia. Con ello ahorraras y además podrás contratarlo cuando lo necesites. Esto aplica para los servicios de suscripción de streaming.
  • Compra con una lista en mano y después de haber comparado los gastos. De esta manera disminuirás la tentación de comprar por impulso.
  • Compra lo que necesites para preparar tu almuerzo del trabajo de manera fácil y llevarla desde casa. De esta manera te quitarás la tentación de comer por fuera. Una comida de la calle no se compara con una buena comida casera.

Después de concretar estos cambios fíjate recompensas para ti mismo. Por ejemplo, si llevas todos los días la comida de tu casa, puedes definir un día al mes para comer afuera si alcanzas tu meta. Convertir tu gasto hormiga en una recompensa consciente puede hacerte más feliz, saludable y financieramente independiente.

Potencia tu conocimiento sobre los gastos mirando al futuro.

¿Sientes que al eliminar los gastos hormiga eliminas parte de tu felicidad? Si te has vuelto adicto a ciertos “hábitos” quizás debes considerar ese nivel de apego. Apego a cosas que nos hacen daño y que son un obstáculo para alcanzar lo que verdaderamente deseamos. Esa es la diferencia entre buscar la satisfacción de deseos a corto o a largo plazo.

Algunos estudios asocian el éxito a las personas que tienen la inteligencia emocional para posponer la satisfacción inmediata de sus deseos. De esta manera estas personas pueden priorizar no sólo las opciones que tienen de manera inmediata, sino las metas a largo plazo.

Es como esa persona que compra muchos electrodomésticos, muebles y vehículos, pero sigue viviendo alquilado. Una persona que desea alcanzar el éxito debe saber que ahorrar ese dinero le puede servir para alcanzar una vivienda propia que luego le ayudará a hacer ahorros grandes en materia de alquiler.

Es así como una persona con gran inteligencia emocional tiene mayores probabilidades de éxito. Así que manejar tus gastos hormiga puede ser una manera de elevar tu inteligencia emocional y con ello tus probabilidades de éxito en la vida.

Inteligencia financiera
Inteligencia financiera

Encuentra tu propio camino y tus nuevos hábitos.

Eliminar los gastos hormiga es todo un reto. En ocasiones tendremos que renunciar a cosas que dábamos por sentado como un café después del almuerzo. También podremos optar por reducir algunos gastos hormiga y dejar otros. Lo importante es que cada decisión sea consciente y nos permita crear nuevos hábitos.

Los nuevos hábitos que creemos deben ayudarnos a alcanzar nuestra metas personales y financieras. Además, tendrán el efecto positivo de incidir en nuestra salud si mejoramos nuestros hábitos alimenticios y dejamos algunos vicios.

Eliminar estos vicios también nos ayudará a tener mejor salud e incidirá en la reducción de gastos médicos y medicinas. Además podremos vincularnos mejor con nuestro entorno y con nosotros mismos.

Gustavo Mirabal Castro nos anima a tomar la senda del auto-conocimiento financiero para ayudarnos a alcanzar nuestros sueños.